Qué decimos y cómo lo decimos es muy importante, y tiene más relevancia de lo que creemos, sin embargo es mucho más importante si, en vez de decir las cosas, las contamos. La diferencia es sutil pero abismal, resulta que si conseguimos emocionar y conectar con nuestro público, el impacto y la influencia que generemos sobre él serán mucho mayores. Estamos hablando de Storytelling o el arte de narrar historias. Te presentamos las 10 claves para convertirte en un verdadero storyteller.

  1. Sé real. Sabemos que somos imperfectos, y queremos comprobar que los demás también lo son. Ver que los protagonistas de las historias también son imperfectos en vez de creaciones artificiales demasiado perfectas, nos hace sentirnos identificados con ellos, y por lo tanto, los sentimos más cercanos.
  2. Detalla. A la hora de crear, es fundamental ambientar la mente de nuestro público, especificamos y dotamos de personalidad lugares y personajes, introduciendo al público en la historia, haciendo que los queramos u odiemos, pero que de una manera u otra, los tengamos presentes.
  3. Explora. Tendemos a valorar y evaluar nuestro trabajo constantemente, coartándonos a nosotros mismos. Date un respiro y escribe sin presiones, no todo lo que escribas formará parte de la historia, pero seguramente te ayude a encauzarla.
  4. Emociona. La diferencia entre decir o mostrar radica en que en el primero mencionamos los hechos y en el segundo los describimos, haciendo así partícipe al público. Si no emocionamos, no conectamos, y este es un aspecto vital para generar un buen relato.
  5. Genera conflicto. Ya sea para bien o para mal, apelamos a los sentimientos más profundos de las personas mediante el conflicto que vive nuestro protagonista, y tiramos de ellos, generando una serie de emociones que harán que nos recuerden durante mucho más tiempo.
  6. Estructura. Es muy importante lo que decimos, y también el orden en el que lo hacemos. Contar una historia en un orden u otro, puede cambiar totalmente la sensación que el público percibe, y gestionar esta tensión nos será de gran utilidad.
  7. Narra. Tener clara la voz del narrador es imprescindible a la hora de contar una historia, mediante este recurso, abordamos la historia desde un punto u otro, introduciendo más o menos al espectador en el desarrollo del relato.
  8. Enfoca. Dirige y plantea la narración en función del objetivo que quieras conseguir y las sensaciones que quieras suscitar en tu público. Los diferentes componentes de nuestra historia deberán ir alineados con el resultado que tenemos en mente.
  9. Desarrolla. La historia nos cuenta el desarrollo de un personaje, y la manera de en la que éste resuelve el conflicto en el que se encuentra. Plantea las acciones en base a la forma, tensión que quieras añadir al relato, y la evolución que el protagonista sufre.
  10. Simplifica. Si queremos ser recordados, no debemos ponérselo difícil al público. Está bien generar una interesante trama, pero asegúrate de no crear relatos que puedan despistar del conflicto principal.

No es tarea fácil crear una buena historia, una que llegue al público y que sea recordada, esto requiere de diferentes factores que debemos tener en cuenta, pero no debemos olvidar que al final todo se reduce a las personas y nuestra manera de vivir y sentir, las emociones deben ser el centro de todo relato, sólo así conseguiremos conectar con nuestro público.

¿Quieres generar historias que atrapen al público y lo vinculen con nuestra marca personal? Te proponemos este curso: Storytelling para tu comunicación profesional y la de tu empresa.

Transmite tu mensaje con más efectividad y logra un mejor posicionamiento.  

 

Una respuesta

Los comentarios están cerrados.