Si hablamos de la estrategia en internet, seguramente nos vengan infinidad de palabras a la mente, desde Big data hasta SEO, pasando por el e-commerce. Es un amplio concepto que abarca diferentes aspectos de la comunicación, y que nos genera otras tantas preguntas como ¿a qué debo destinar el presupuesto de publicidad de mi negocio? ¿estoy llegando realmente a mi público? ¿es mi contenido el adecuado?

Antes de responder a estas preguntas, convendría empezar aclarando los diferentes términos, y es que cuando hablamos de “estrategia”, hacemos referencia a la capacidad de anticipar y gestionar la adaptación y evolución de tu negocio a su entorno, reduciendo la incertidumbre que podrás experimentar. Hasta aquí parece sencillo, pero existen tantas estrategias como negocios, y es que cada una desarrolla la suya propia, a continuación veremos algunas de ellas.

Dime cómo es tu empresa y te diré tu estrategia

Como hemos mencionado, cada negocio debe tener su propia estrategia, adaptada siempre a sus recursos, necesidades y objetivos. Ya se trate de una floristería online o un bufete de abogados, conocer su categoría e implementar una estrategia personalizada es imprescindible. La estrategia de una puede no funcionar con otra, por lo que conocer los recursos y objetivos de tu negocio es la base para una estrategia sólida.

Quiero darme a conocer

Vivimos en un panorama donde el alcance que podemos obtener, y el ínfimo coste que éste tiene, nos ofrecen unas posibilidades casi ilimitadas. Hoy en día podemos llegar a prácticamente cualquier persona, en cualquier punto del planeta en cuestión de clicks. Si deseamos darnos a conocer, deberemos ganar conocimiento y notoriedad entre nuestro público, y tenemos varias técnicas a nuestra disposición, entre ellas la comunicación PUSH y la comunicación PULL. Este segundo tipo de comunicación se centra en atraer a nuestro público mediante la generación de contenido que le pueda interesar, posicionándonos en un territorio u otro en función del contenido ofrecido.

Quiero vender más

Internet se ha convertido en el mayor mercado de la historia, y nos da la posibilidad de vender a lo largo y ancho del planeta, facilita que los negocios más pequeños puedan competir con las grandes marcas, pero si queremos vender más, necesitaremos tener más canales, es decir, estar más presentes. Teniendo en cuenta este objetivo, deberemos adaptar nuestro negocio a este tipo de estrategia, crear o adherirnos a distintos canales de manera que facilitemos la interacción con nuestro público, y por consiguiente, la venta.

Quiero saber de mi entorno

Además de la venta o la comunicación, internet es una gran herramienta para aprender de  nuestro entorno y conocerlo mejor. Al tratarse de un medio que permite la interacción, es un espacio excelente para comunicarnos con el público y recabar la información que necesitemos. Mediante la escucha, podemos entender qué desea nuestro público, así como mejorar y adaptar nuestros productos y servicios a sus necesidades.

Un negocio puede no tener una estrategia definida, limitarse a vender sin un plan en particular, y no estaría mal; pero una buena estrategia de negocio en internet es lo que realmente marca la diferencia entre pasar desapercibido entre la ingente cantidad de negocios que podemos encontrar online, o crecer como marca y destacar en nuestra categoría.

¿Quieres sacarle el máximo partido a Internet como medio? Inscríbete en el curso Estrategia en Internet impartido por Fernando de la Rosa en Idea Learning.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *